La Taberna del Grumete: Al Menú Taberna Grumete

World wide web

Autor: Antonio Caravantes (ac@ctv.es), 03-97


"World wide web" (que significa algo así como "telaraña a lo ancho del mundo"), abreviado como "WWW" ó "3W" ó "Web", es un sistema completo para transmisión de informaciones audiovisuales. Los datos se organizan en páginas o "carteles" relativos a un tema concreto y ofrecidos por una persona, empresa u organización. Los usuarios pueden elegir cuales son las páginas que desean visualizar. Las páginas pueden contener textos, imágenes, sonidos, animaciones, vídeos, etc, mezclando estos elementos de cualquier forma. También es cierto que una página Web puede contener solo texto, o solo un gráfico en blanco y negro, pero esto no es lo frecuente porque habitualmente en la misma página se intercala texto (con letras de varios tipos y tamaños), gráficos y fotos a color. Algunas páginas incorporan animaciones o fragmentos de vídeo, otras añaden música de fondo. Es un método muy atractivo y completo para transmitir información.

Cualquiera puede poner una información a disposición del resto de Internautas utilizando este servicio. La información deberá ser alojada en un ordenador permanentemente conectado y que actúe como servidor Web para el resto de Internet. Con un programa específico, otros usuarios podrán acceder a esas informaciones, que se muestran como páginas. Hay muchos programas que permiten visualizar las páginas Web, algunos de ellos son gratuitos y, a veces vienen incorporados con el sistema operativo. Se les suele denominar programas "navegadores" o "browsers" de Internet.

Es frecuente que el tema de una página esté relacionado con otros asuntos reflejados en otras; por ello es una gran ventaja que cualquier página pueda incluir referencias automáticas a esas otras páginas relacionadas. Sobre una de estas referencias, que se ven subrayadas, podemos hacer un clik con el ratón y eso tiene como consecuencia que la página referenciada se nos presente en pantalla, sustituyendo a la anterior. Esto es así, independientemente de que ambas páginas se hallen albergadas en el mismo ordenador o en otro continente, pertenezcan al mismo autor o a otro diferente. Incluso es posible que al acceder a una página, ésta incluya imágenes o elementos que puedan estar ubicados en otros ordenadores. Estos "enlaces" entre páginas también se denominan "links" o "vínculos".

Por otro lado hay muchas personas, empresas y organizaciones que no tienen suficiente con una sola página para incluir toda la información que desean ofrecer. Entonces componen una especie de libro multipáginas con una página de portada que suele ser un "índice" en el que encontramos enlaces automáticos a cada una de las otras páginas.

La referencia de una página Web no es mucho más que la identificación del fichero correspondiente, precedida de la identificación del ordenador que lo contiene. Así, la siguiente línea contiene una referencia a una página real:

 

http://www.rediris.es/mail/estilo.html

 

El prefijo "http://" sirve para verificar que lo siguiente es una referencia a una página Web. Luego viene la identificación del ordenador, en este caso es "chico.rediris.es", y esto suele significar que es el ordenador dedicado a suministrar páginas Web (www), de la organización RedIRIS, de ESpaña . Luego puede haber la identificación del directorio o carpeta ("/mail/") y suele terminarse con la referencia al fichero concreto ("estilo.html"); las extensiones HTML y HTM son específicas para los ficheros que contienen páginas Web.

Para solicitar la visualización de una página Web basta con que escribamos la referencia a esa página en el programa navegador. La agilidad de Internet para presentarnos la página depende de lo complejo que sea su contenido, entre otros factores. Normalmente las páginas que solo tienen texto pueden tardar algunos segundos en visualizarse, mientras que las páginas que incluyen grandes imágenes con buen nivel de detalle pueden tardar varios minutos en mostrarse completas. Hay páginas grandes que no pueden ser vistas enteramente de un solo vistazo, porque no "caben" en la pantalla, pero existen mecanismos para desplazar la visualización horizontal y verticalmente.

Las páginas pueden incluir formularios con casillas en las que el usuario puede escribir. También puede haber enlaces hacia buzones de correo electrónico, de forma que accionar uno de estos enlaces provocará la preparación de un mensaje dirigido a ese buzón. También hay enlaces hacia ficheros que provocan la transmisión del archivo hacia el ordenador del usuario. Igualmente pueden incluir enlaces hacia otros documentos o servicios diferentes. Los enlaces incluidos en el texto se detectan porque muestran ese fragmento de texto subrayado. También puede haber enlaces "escondidos" en las imágenes. Con los programas más populares, cuando situamos el puntero del ratón sobre cualquier enlace, el puntero deja de ser presentado como una flecha para verse como una mano con un dedo levantado.

Ultimamente se ha añadido al sistema Web varios procedimientos de programas ejecutables a través de Internet, de forma que las páginas Web ya no son algo estático (carteles) sino que pueden funcionar como verdaderos programas automáticos de presentación de información y operan de una forma interactiva muy sorprendente. Para que esto funcione, la página original debe estar preparada para ello, pero también debe ser moderno el programa visualizador que utilice el usuario.

Este servicio Web es una incorporación bastante reciente al mundo de Internet. Hace pocos años no era posible transmitir la información de una forma tan vistosa. Desde entonces Internet ha comenzado una popularización creciente por lo agradable que resulta la presentación de los contenidos ofrecidos. Los programas que permiten "ver" páginas Web constituyen una herramienta fundamental para acceder a los contenidos de Internet. Algunos de estos programas también añaden posibilidades para manejar otros servicios de Internet. Los fabricantes de programas están en una carrera contra reloj por ver quién ofrece mejores productos para ganarse la confianza de los usuarios.

Los buenos programas que nos dan acceso al Web permiten configurar muchos parámetros o preferencias de trabajo. Por ejemplo, es evidente que para acceder a una página que no hemos consultado antes es necesario estar conectado a Internet, de forma que así podamos recibir esa información. Pero una vez que esa "pagina" ha sido recibida por nuestro ordenador, es posible hacer que en el disco duro de nuestra máquina quede una copia de esa página, de forma que luego podamos volver a consultarla sin estar conectados. Si posteriormente nos conectarnos y volvemos a consultar la página el programa hará una comprobación para verificar si la página remota ha variado su contenido. En caso negativo nuestro programa no necesitará esperar a que todos los contenidos sean transmitidos y nos mostrará rápidamente la copia guardada en el disco duro, pues es idéntica a la página remota. En cambio, si la página original ha sido variada, el programa necesitará esperar a que su contenido sea nuevamente transmitido íntegramente, ocasionando cierta demora adicional en la presentación. Todo esto puede funcionar de un modo bastante automático.

Muchos proveedores de acceso a Internet incluyen en el "contrato" la posibilidad de que el usuario cree sus propias páginas Web y las ubique en un ordenador- suministrador-de-Web permanentemente conectado, para que todos los internautas puedan acceder a ellas incluso cuando el propio usuario no está conectado a Internet. La forma de "codificar" estas páginas es mediante el lenguaje HTML. Este sistema es algo complicado pero hay programas que ayudan bastante y funcionan como un editor de documentos. Por otro lado siempre existe la posibilidad de contratar más "espacio Web" con el mismo u otro proveedor de acceso, y esto es lo que hacen algunas organizaciones o empresas que desean publicitarse a través de Internet. También es cierto que existen empresas que permiten la ubicación gratuita de páginas en sus ordenadores Web.

El Web puede ser utilizado para cualquier tipo de pretensión. Hay usuarios particulares que tienen una página de tipo personal donde cuentan "quien soy yo" incluyendo fotos y otros documentos. Muchas empresas comerciales publicitan sus productos y servicios a través de páginas Web. También podemos encontrar páginas Web de universidades, partidos políticos, grupos ecologistas, organizaciones religiosas, grupos militaristas, organizaciones científicas... El Web nos permite visualizar las fotos del satélite Meteosat, leer informaciones sobre países sudamericanos, o ver las especies animales que encontraremos en el Zoo de Madrid. También encontramos revistas (de cualquier tipo y tendencia) que solo se editan en "formato" Web. Algunas agencias y empresas también "venden" a través del mundo Web.

La información Web crece cada día de forma imparable. Y no hay una guía oficial que nos permita buscar algo concreto en este espacio tan móvil. No hay "paginas amarillas" ni "Indice general". Este problema ha llevado a algunas empresas a crear bases de datos que puedan funcionar como "índices" de uso público. Estos sistemas funcionan automáticamente, soportados por grandes ordenadores, potentes programas y grandes cantidades de referencias a otras páginas. Se accede a ellos a través de una página Web para que sea aún más fácil su uso. Estas páginas iniciales incluyen categorías como "deportes", "ciencia", "empresas", etc; que a su vez se desdoblan en sub-categorías hasta alcanzar la información de mayor detalle. Por otro lado también es posible introducir la palabra más descriptiva de lo que estamos buscando, y el ordenador remoto se encarga de todo: si así solicitas información sobre "periquitos", accederás a una página que te ofrecerá enlaces hacia páginas de asociaciones de criadores de aves, veterinarios y comercios que proporcionan animales de compañía; pero probablemente también encontraras referencias a algún club deportivo que utilice ese nombre o alguna isla que tenga ese nombre. El sistema es un tanto tosco, pero ofrece alguna orientación en un mundo enorme y muy cambiante.