La Taberna del Grumete: Al Menú Taberna Grumete

Netiqueta

Autor: Antonio Caravantes (ac@ctv.es), 03-97


Introducción
Netiqueta en el uso del correo electrónico
Netiqueta en el uso de los foros (listas y noticias)
Netiqueta en el IRC y en los diálogos por teclado
Netiqueta en la utilización de servidores públicos


Introducción

El nacimiento de los nuevos sistemas de comunicación también provocó la necesidad de establecer nuevas reglas para relacionarse a través de estos medios. Estas normas están orientadas a facilitar la comunicación y a optimizar el uso de las comunicaciones. A las reglas de comportamiento en Internet se las denomina Netiqueta -apócope de las palabras "Net" (red) y "etiqueta"-, aunque también se las denomina Redtiqueta, Netiquette, etc. Los usuarios avezados de Internet no se cansan de atender y sugerir el uso de la Netiqueta, por el bien de todos. Todas las reglas y sugerencias se basan en algunos conceptos generales:

No debemos olvidar que también hay personas al otro lado. Esto significa que no debemos hacer a los otros lo que no nos gustaría que nos hiciesen a nosotros; solemos olvidar esto porque la comunicación suele ser de tipo texto y no vemos la cara de las otras personas, ni siquiera se oye su voz. Así tendemos a olvidar el respeto que nos merece un semejante. Además, siendo Internet una red mundial, es frecuente que al otro lado haya una persona de otro país, de otra cultura, de otra mentalidad... y tal vez no entienda correctamente las expresiones que nuestros vecinos sí comprenden enseguida.

Internet tiene unos recursos limitados que debemos compartir. Seamos comedidos al transmitir información. Si abusamos de nuestro privilegio de transmisión enviando cosas inútiles o poco interesantes, pues estaremos colaborando en la saturación de la red. Esa actitud, a la larga, es perjudicial para todos. Colaboremos con esta idea cuidando de no transmitir más de lo necesario. Solo cada usuario es capaz de valorar la importancia de cada byte transmitido, y la comunidad de internautas confía en el buen criterio de los demás. Pero si te excedes es muy posible que también alguien te lo indique.

Puedes exponer tus opiniones con firmeza, pero sin despreciar los criterios de los otros y sin adoptar una actitud prepotente. En este sentido hay que tener en cuenta que escribir utilizando solo las mayúsculas es algo equivalente a hablar gritando, y suele interpretarse como un abuso. Además resulta que muchos sistemas de visualización hacen que sea mucho más incómodo leer frases que están escritas únicamente con mayúsculas. Es recomendable utilizar las mayúsculas donde corresponde, o para destacar especialmente una palabra aislada que se quiera enfatizar.


Netiqueta en el uso del correo electrónico

Lo primero que deberemos hacer será configurar correctamente nuestro programa de correo. Todos los programas modernos permiten poner el nombre del usuario, que será transmitido como remitente de los envíos que hagamos. Este dato debe cumplimentarse correctamente, porque es muy desagradable recibir un mensaje sin el nombre del remitente. Si, por alguna razón personal, no deseas desvelar tu verdadera identidad, puedes omitir los apellidos o utilizar un seudónimo de forma que los receptores puedan "reconocerte" y dirigirse a tí utilizando esa identificación. No uses iniciales o tu cuenta de correo en el lugar del nombre, puesto que a tus corresponsales les resultará incómodo dirigirse a tí utilizando esas letras que no significan nada. Si empleas un seudónimo, elígelo de tal forma que resulte evidente que ese no es tu nombre verdadero. Independientemente de que uses el nombre o un "alias", procura escribirlo correctamente; la primera letra mayúscula y las demás en minúscula, y dejando un solo espacio entre las palabras.

Los programas de correo también tienen una casilla para escribir una dirección de Internet que será utilizada para los mensajes de retorno. Así, si otra persona recibe tu mensaje y realiza una respuesta automática, este nuevo mensaje irá a la dirección que tú hayas indicado en ese dato de "retorno".

Si quieres asegurarte de que todo lo anterior está bien configurado, puedes enviar un mensaje a tu propio buzón de Internet. A los pocos segundos recibirás el mensaje; contéstalo por el procedimiento de respuesta automática (reply) y verifica que esta respuesta también la recibes correctamente y con el remite adecuado.

Firma tus mensajes con la información necesaria, pero no más. Si tienes la posibilidad de incluir automáticamente un texto al pie del mensaje, procura que ese texto sea breve, para no abusar de la transmisión. En general, la firma no debería de sobrepasar las cuatro líneas, que dan suficiente margen para poner el nombre, el cargo, la empresa, la dirección y el teléfono. No está bien visto incluir en la firma automática dibujítos formados por caracteres, o citas a frases ingeniosas: la repetición de estos datos en envíos sucesivos también se considera abuso del ancho de banda, puesto que después de la primera ocasión ya no aportan información de interés y consumen recursos de transmisión. Además, los dibujítos formados por combinación de caracteres se ven de forma inadecuada en los lectores de correo modernos que utilizan letra proporcional.

Cuando contestes o continúes un mensaje precedente, conviene citar algunas líneas del texto original, para centrar el asunto del que se va a hablar; esto es una forma de refrescarle la memoria a nuestro futuro lector. Pero no hay que citar TODO el mensaje previo, porque ello es innecesario (normalmente) y también engrosa la transmisión. Específicamente nunca deben citarse (replicarse): saludos en el inicio o al final de los mensajes; cabeceras automáticas (remitente, destinatario, etc.), la fecha del mensaje, la información de la ruta de transmisión del mensaje; las firmas; otros comentarios que sean irrelevantes en relación con la respuesta. Si alguien escribe un mensaje de dos páginas, la peor réplica que puede recibir es el contenido integro de su propio texto al que se han añadido las palabras "Opino lo mismo".

Procura utilizar alguna estrategia visual para diferenciar los textos previos citados respecto a las nuevas frases. Habitualmente se emplea el signo ">" que precede las líneas o párrafos citados. El nuevo texto debe escribirse debajo del párrafo citado que se contesta; invertir este orden solo ocasiona desorientación en el lector. Debe dejarse una línea en blanco entre las frases citadas y los nuevos textos para facilitar la distinción entre ambos.

En el título (asunto, tema o subjet) del mensaje pon dos o cuatro palabras que indiquen claramente el contenido del texto. A veces resulta muy incómodo buscar un título adecuado, pero siempre es más irresponsable transmitir el mensaje sin título. Procura usar un título que resulte significativo para el receptor; por ejemplo, enviar un mensaje al equipo de atención al cliente de WordPerfect, poniendo como título "WordPerfect" será de nula utilidad. Si hay varios mensajes de réplica y contrarréplica sucesivos debe mantenerse el título original, que así facilita el seguimiento de la conversación. Si posteriormente la conversación se orienta hacia otro tema, entonces conviene cambiar el título para evidenciar el giro en el tema tratado.

En el cuerpo del mensaje puedes ser tan formal o coloquial como desees. La mayoría de los internautas se tutean, independientemente de la edad o de la posición social de la otra persona. Solo se suelen emplear formalismos en los mensajes dirigidos a instituciones o en el correo comercial. Sin embargo, esto no autoriza a ser descuidado en la composición. Si las palabras son lo suficientemente importantes como para escribirlas, entonces son lo suficientemente importantes como para escribirlas de la forma más correcta posible. Si envías un mensaje mal redactado, que no respeta las normas habituales de escritura, que pueda denotar precipitación o poco interés en la comunicación... todo eso puede ser interpretado por el lector como desinterés del remitente, con lo cual pensará que está perdiendo el tiempo por leer algo que su autor no considera importante.

Quizá tu programa de correo te permita transmitir el texto en un formato avanzado, como el RTF (Exchange) o en HTML (Ms Mail y Netscape v.4). Solo se deben emplear esos procedimientos de emisión cuando estés seguro de que el receptor dispone del mismo sistema; en otro caso se provocará la transmisión de un fichero adicional que la mayoría de lectores no se molestarán en consultar: ellos también están muy ocupados y probablemente no se tomen la molestia de abrir un programa distinto (navegador o editor) solo para leer la misma información (presentada de otra forma). Si envías texto con formato, procura ser recatado en la utilización de colores y tipos de letra diferentes; el abuso de estos efectos produce cansancio en el receptor, incluso puede producir el resultado de que la "maravilla" visual distraiga la atención respecto al contenido de la información enviada.


Netiqueta en el uso de los foros (listas y noticias)

Tanto en las listas de distribución como en los grupos de noticias deben tenerse en cuenta las mismas reglas que para el correo electrónico normal. Pero además hay que tomar otras consideraciones relacionadas con la multi- difusión del mensaje.

En los foros de debate hay que tomar aún más precauciones para evitar la transmisión de bytes inútiles. La transmisión de texto formateado (RTF o HTML) está aún más desaconsejada, puesto que no podemos saber cuántos receptores carecen de esas posibilidades. Igualmente habrá que cuidar las firmas automáticas, excluyendo absolutamente las citas a frases ingeniosas y los dibujítos formados por caracteres. También es muy inadecuado transmitir la secuencia que constituye la llave pública del sistema PGP. Tal vez creas que la transmisión de 150 bytes no tendrá mucho efecto negativo, pero en pocos días esa información será retransmitida a muchas personas... con el consiguiente consumo de ancho de banda. Además algunas listas de correo y todos los grupos de noticias utilizan servidores que almacenan esa información en sus discos duros, por lo que también se abusa de esta posibilidad de ocupación que seguramente es sufragada por alguna institución estatal. Por las mismas razones debe limitarse en todo lo posible la transmisión de ficheros adjuntos hacia los foros de debate.

Si contestas a un mensaje precedente y del mismo foro, se hace muy necesario que cites algunas líneas del texto original; ten en cuenta que cada día se incorporan al grupo nuevos miembros, por lo que puede que se encuentren con tu escrito sin haber leído el mensaje precedente al que contestas.

Procura dar tus opiniones con moderación, no como afirmaciones categóricas, ni ridiculizando las opiniones de los demás. Evita los enfrentamientos personales; siempre hay una forma de expresar tu criterio sin molestar a los que puedan tener otra opinión. Elude las discusiones sobre aspectos que no sean el tema del grupo.

En los foros está muy mal considerado incluir mensajes publicitarios o que oferten productos y servicios comerciales. Los grupos de diálogo se han pensado para intercambiar opiniones y experiencias, no para promocionar una venta. Tampoco está bien visto utilizar estos grupos para transmitir mensajes piramidales que aportan un supuesto beneficio (económico o de otro tipo) al autor de la transmisión.

También está mal considerado enviar el mismo mensaje a foros en los que no participas habitualmente. Es evidente que ello incrementará la audiencia, pero debes pensar que las personas que participan normalmente en un grupo de debate se sentirán muy molestas cuando llega un extraño que les lanza un rollo.

Cuando entres en un foro del que desconoces su funcionamiento, puede ser una buena estrategia quedarte algunos días como lector, antes de comenzar a enviar mensajes al grupo. Hay muchos foros que tienen tendencias y costumbres peculiares, normas no escritas pero que todo el mundo respeta. Trata de averiguar si el grupo tiene unas normas escritas o FAQs y léelas con detenimiento.

También encontrarás foros de ideologías inesperadas o distintas a lo que tú puedas considerar "ético". No entres en esos ambientes con la intención de corregirles o enseñarles el camino de la "verdad"; es probable que solo consigas un dolor de cabeza y sin haber convencido a nadie. Piensa en lo molesto que podrías sentirte si ... ellos entraran en tu zona de trabajo y empezaran a darte la paliza para convencerte de "sus" teorías. Tampoco intentes bloquear o boicotear a los que expongan ideas contrarias a las tuyas; la libertad de pensamiento es uno de los principios de Internet y, hoy por hoy, es un hecho inevitable (para bien o para mal). En los foros de tipo técnico o científico participan personas de diferentes ideologías. Consiguen su colaboración sin roces a base de concentrarse en el tema que los une y omitir cualquier juicio de valor que pueda incomodar los sentimientos de los demás.

Si en alguna ocasión crees oportuno comentar algún tema que no es propio del foro, utiliza el correo electrónico para hacer un mensaje personal dirigido al interlocutor concreto que desees, sin enviar el mensaje al foro. Cada lista de distribución y grupo de noticias tiene un idioma oficial que debe ser utilizado siempre; no hay razón para suponer que los participantes puedan entender otro idioma, y la transmisión en otra lengua será una falta de respeto hacia los que no sean capaces de entender ese mensaje.


Netiqueta en el IRC y en los diálogos por teclado

El IRC es el servicio más informal y volcánico de Internet. Muchos usuarios utilizan esta posibilidad como un juego lúdico intranscendente en el que se hace divertimento de la propia comunicación. Para empezar, cada participante se oculta tras un alias que protege su identidad. Esto lo convierte en una especie de carnaval que ampara el anonimato y libera de la timidez. Por este motivo muchos internautas pueden sentirse ofendidos ante el simple hecho de que les preguntes algún dato personal. Cuanto más personal sea la pregunta, más probabilidades de que ocasione malestar. Incluso pueden encontrarse incómodos si tu descubres tu identidad, puesto que eso tal vez les haga sentirse obligados a corresponder.

Pero también hay personas a las que no les importa quitarse la máscara, especialmente si eso se hace en un dialogo privado con una sola persona. En todo caso nunca podremos estar seguros de que sea cierto lo que nos estén contando respecto a su intimidad. Hay quien encuentra divertido hacerse pasar por alguien del otro sexo, o simular ser otra persona distinta.

Nuevamente hay costumbres y éticas diferentes en los diversos canales de comunicación, así que también puedes aplicar aquí los últimos párrafos que hacían referencia a la Netiqueta en los foros de debate. Ten en cuenta que el moderador el canal podrá expulsarte instantáneamente si considera que tu comportamiento es inadecuado para los planteamientos del grupo. Por contra, tú mismo puedes crear un nuevo canal, del que serás moderador y en el que podrás imponer tus criterios; si a alguien no le gusta, que se marche a otro canal.

El diálogo interactivo alcanza a veces hasta los límites más insospechados. Si no vas con cuidado puedes encontrarte en medio de un sesudo diálogo sobre la cosmología freudiana, o envuelto en una cruda conversación privada sobre sexo. Pero en la mayoría de los canales se chala distendidamente sobre trivialidades. Los participantes hacen comentarios jocosos, se hacen bromas mutuas o juegan a ser los personajes de una supuesta situación imaginaria. De cuando en cuando se produce alguna fricción humana que suele resolverse a base de tolerancia; en otras ocasiones un solo individuo puede convertirse en un incordio difícilmente evitable, y no es mala opción cambiar a otro canal menos revuelto. El amparo del anonimato hace que ninguna situación tenga demasiada trascendencia. Quizá pienses que esto no es lo deseable, pero esto es lo que hay; y esto también es la consecuencia de la libertad de expresión llevada a sus últimas consecuencias.


Netiqueta en la utilización de servidores públicos

Cuando utilizas los servicios Telnet, Wold Wide Web, FTP y otros similares no estás dialogando con otras personas, sino con una máquina. Podría parecer que no se hace necesario ninguna norma de cortesía, pero tal vez podamos seguir haciendo algo por los demás. Por ejemplo, puedes intentar planificar el acceso a esos servidores para utilizarlos en los momentos en que Internet y el propio servidor está siendo menos saturado. Ello redundará en que obtendrás más velocidad de transferencia, y además descongestionará el tráfico en las horas punta. Piensa que la mayoría de personas utilizan Internet en horario comercial. Si accedes al servidor de una institución, por ejemplo una universidad, evita las horas lectivas.

Si empleas un programa de transferencia de ficheros para acceder anónimamente a un servidor de FTP, usa el identificativo "anonymous" y pon tu dirección electrónica en el lugar de la clave de acceso. Eso permitirá al servidor llevar un control estadístico de su servicio; esta forma de colaborar es el mínimo gesto de agradecimiento hacia la organización que nos ha permitido utilizar ese servidor.