La Taberna del Grumete: Al Menú Taberna Grumete

Formato HTML en el correo electrónico

Autor: Antonio Caravantes (ac@ctv.es), 08-97


Algunos programas de correo electrónico tienen capacidad para emitir/recibir mensajes en formato HTML (Hiper Text Markup Languaje, lenguaje de marcas de hipertexto). Estos mensajes tienen un aspecto similar al de las páginas Web, que utilizan el mismo sistema de codificación. En los mensajes se utiliza un conjunto reducido de posibilidades HTML, por lo que no es posible incluir gráficos, sonidos, etc. Pero esos mensajes añaden interesantes posibilidades para formatear texto, con letras de diferentes tipos, tamaños y/o colores, y alguna otra ventaja. Los mensajes de este tipo ofrecen una Presentación más agradable cuando el que los envía hace uso de esas posibilidades, siempre que el programa receptor también disponga de funciones para interpretar ese sistema.

Otros programas carecen de estas posibilidades, y solo pueden manejar texto puro (técnicamente se denomina texto plano), sin ningún tipo de formato. Si un programa de estos envía un mensaje a otro programa de los que tienen capacidades HTML, pues el texto plano se visualiza normalmente en la pantalla receptora. El programa con posibilidades HTML no añade formato a los mensajes recibidos con texto plano.

El problema se plantea cuando un programa emite el mensaje en HTML y el receptor carece de esas capacidades de interpretación. Podría pensarse que el destinatario será incapaz de entender el escrito. Para salvar esta eventualidad, los programas que emiten en HTML añaden también el texto plano, que colocan en primer lugar (luego introducen el formato HTML, en un segundo bloque). Si el programa receptor también tiene posibilidades HTML, mostrará el escrito con todas las ventajas de ese formato, y omitirá la visualización del texto plano que le precede.

Si el programa receptor no tiene capacidades HTML, mostrará el texto plano que figura en primer lugar. Además presentará el código HTML, que normalmente aparecerá como un fichero adjunto, casi siempre con el nombre "ATT00000.HTML". En algunos casos el programa mostrará el código HTML como un conjunto de caracteres extrañamente cifrados (se reconoce fácilmente porque comienza con "<html>" y termina con "</html>"). Todo esto supone incomodidades para los usuarios de estos programas menos avanzados.

Hay otros aspectos: como ya se ha dicho, los mensajes en formato HTML duplican la información transmitida, por lo que incrementa el volumen de cada mensaje. Un escrito de solo diez líneas ocupa aproximadamente unos 650 bytes en texto plano. El formato HTML añade otros 750 bytes extra, aproximadamente (unos cien bytes de sobre-exceso son los códigos HTML necesarios para mejorar la Presentación del escrito). Cuando ese mensaje es transmitido a 900 grumetes, implica que Internet está siendo sobrecargada con la transmisión de 675.000 bytes innecesarios (¡y luego nos quejamos de que Internet va muy despacio!). Además, los bytes extra suponen un esfuerzo especial para el servidor de la lista (el listserver), porque ese servidor es el encargado de multiplicar y almacenar todos los mensajes. Por último, para cada uno de los suscriptores se incrementan los tiempos necesarios para recibir el correo y también aumenta el consumo de sus discos duros.

Transmitir mensajes en formato HTML es un gesto poco solidario hacia los receptores que utilicen un programa sin esas capacidades, y también implica un innecesario derroche de recursos.

¿Hay solución? Los programas con capacidad para emitir mensajes en formato HTML también añaden la posibilidad de desactivar ese sistema de transmisión. En las listas de distribución siempre es preferible que los suscriptores desactiven la opción de "enviar como HTML" (o "enviar en formato WWW).

Los mensajes pueden ser redactados con las ventajas que representan los colores/tamaños/tipos de letra, pero evitando que todo eso sea transmitido al enviar el mensaje. Es preferible reservar la transmisión en formato HTML solo para los casos en que ese sistema suponga una ventaja especial, y siempre que sepamos que todos los receptores cuentan con programas capaces de manipular HTML.

Si tienes un programa con opciones de transmisión HTML intenta desactivarlas cada vez que vayas a enviar mensajes a una lista de distribución.

Si tienes otro tipo de programas, ten en cuenta que ocasionalmente recibirás mensajes en formato HTML que tu programa no sabrá interpretar correctamente; cuando vayas leyendo y llegues a "<html>", ya no sigas; el resto no tiene valor para tí. Si recibes mensajes con un fichero adjunto del tipo "ATT00000.HTML", olvídalo; solo se trata del mismo texto pero en otro formato.