La Taberna del Grumete: A Menú Principal


Los ficheros comprimidos (ZIP)

Autor: Antonio Caravantes (ac@ctv.es), 03-97


 

Hace tiempo que los técnicos en informática se percataron de que los ficheros casi siempre podrían recodificarse o comprimirse por medio de algoritmos y procedimientos especiales, de forma que ocupasen menos bytes. Así se podrían conseguir algunas ventajas, por ejemplo que los archivos ocupasen menos espacio en los discos. El sistema tenía un inconveniente: los ficheros comprimidos no podían ser utilizados directamente, pero nuevamente podían descodificarse (descomprimirse) para recuperar su operatividad. De esta forma aparecieron programas de compresión y descompresión que facilitaban estas tareas. Se utilizaron diferentes métodos para comprimir-descomprimir, y esto originó una cierta confusión. Finalmente aparecieron nuevos programas capaces de utilizar los diferentes métodos de compresión y descompresión de la forma más óptima y fáciles de manejar. El sistema llegó incluso a convertirse en una extensión del sistema operativo, de forma que es posible "comprimir" un disco completo, con lo que se obtiene un rendimiento extra respecto a la capacidad original del disco; esto es lo que hacen los programas del tipo de DblSpace, que comprime en cada "grabación" y descomprime automáticamente en cada "lectura" de datos, sin intervención del usuario y de forma transparente.

Para un usuario normal no tiene sentido conocer el fundamento teórico (método) utilizado para comprimir/descomprimir. Lo único que necesitamos conocer es la forma de manejar estos archivos y las posibles ventajas de utilizar ficheros comprimidos.

Todos los ficheros no son comprimibles en la misma proporción. En líneas generales podemos decir que los ficheros de texto pueden comprimirse razonablemente, que los ficheros de programas pueden comprimirse poco, y que otros ficheros (gráficos BMP) pueden comprimirse mucho más. También podemos asegurar que la compresión será menos eficaz si el fichero es pequeño.

Por otro lado los modernos programas de compresión/descompresión son capaces de manejar un solo archivo comprimido que corresponde a varios ficheros sin comprimir, lo cual también tiene su trascendencia. En relación con Internet, la compresión representa una doble ventaja: En primer lugar la información se transmite más rápidamente, puesto que ocupa menos bytes. Por otro lado, en un único archivo podemos transmitir varios ficheros, lo cual simplifica la transferencia de los mismos.

Las diversas extensiones de los archivos comprimidos (ZIP, ARC, ARJ, etc.) indican diferentes métodos de compresión utilizados, y necesariamente requieren procedimientos equivalentes para descomprimir. Sin embargo algunos buenos programas son capaces de descomprimir adecuadamente cualquiera de estos archivos.

Hay multitud de programas que permiten comprimir y descomprimir eficazmente. La mayoría se pueden conseguir en la propia Web y sin pago previo. Los más populares son el WinZip, que es adecuado para el entorno Windows y permite tanto la compresión como la descompresión. También es muy conocida la pareja formada por PkZip (compresor) y PkUnzip (descompresor), válida para el ambiente DOS. Sin embargo hay multitud de otros buenos programas. La mayoría están en Inglés, con el evidente problema que esto representa para muchos usuarios hispanohablantes.

Cada uno de estos programas tiene su propio procedimiento de utilización y su documentación explicativa, por lo que no vamos a detallar aquí las formas concretas de operar. También hay que tener en cuenta que unos entornos operativos hacen que estas operaciones sean más fáciles que en otros ambientes. La mayoría de los usuarios de Internet solo necesitan aprender a descomprimir, puesto que normalmente el fichero obtenido de Internet es el que nos llega comprimido, y nuestra necesidad consiste en descomprimirlo para poder utilizarlo.

En los sistemas operativos gráficos que se basan en el uso del ratón, suele ser suficiente hacer doble clik sobre el fichero comprimido para que se active el programa encargado de la descompresión. En los entornos de texto suele escribirse el nombre del programa descompresor seguido del archivo que se desea descomprimir. En algunos casos el programa descompresor nos podrá preguntar algunas cuestiones adicionales, como el directorio o carpeta que será empleado para ubicar los ficheros que van a descomprimirse.

La última posibilidad de estos sistemas consiste en generar un fichero ejecutable que, al mismo tiempo, incluye los ficheros comprimidos, de forma que la puesta en marcha del programa genera la descompresión de los archivos incluídos. Así se evita que el usuario receptor disponga del correspondiente programa descompresor. El inconveniente del sistema es que el ejecutable solo será válido para un ambiente (sistema operativo). Por contra, los ficheros comprimidos normalmente pueden ser descomprimidos en cualquier entorno, siempre que el receptor disponga del programa descompresor adecuado a su sistema.




Nina: Webmaster Taberna del Grumete
..