Ancla y timónAdaptación texto web: Nina, 08-2004


Problemática del pago mediante Tarjeta de crédito.Una consulta de Nina.

Respuesta de Antonio Caravantes

¿El pagar con tarjeta de crédito en Internet es seguro? ¿qué peligros entraña?

Pagar con tarjeta en Internet es similar a pagar con tarjeta en un restaurante.

En el restaurante, lo típico es lo siguiente: el cliente le da la tarjeta al camarero, que se la lleva y desaparece. Dos minutos después el camarero nos devuelve la tarjeta y nos pide que firmemos la conformidad del cargo a nuestra cuenta. Tras eso, el restaurante tiene registrado nuestro número de tarjeta. El dueño del restaurante o el camarero pueden consultar dicho número, o pueden haberlo anotado mientras estaban fuera de nuestra vista.

Una empresa de Internet puede tratar de estafarnos haciendo un cobro por un importe superior al que teníamos previsto. O puede tramitar el cobro dos veces. O puede cobrarnos diez veces, por artículos que no hemos comprado.

Es posible que alguno de estos cobros ilegítimos no se tramiten inmediatamente, sino meses o años después. Para hacer cualquiera de esas cosas solo necesita tener nuestro número de tarjeta. El dueño del restaurante o el camarero también tienen acceso al número de tarjeta, y por lo tanto también podrían hacer lo mismo.

Es más, cualquier persona que tenga nuestro número de tarjeta podría hacer compras por Internet, a nuestra costa. También ha habido pillos que han vendido a otros delincuentes los números de las tarjetas, números que ellos han obtenido mediante operaciones legales y que luego son usados para otras operaciones ilegales. Y todo esto puede hacerse sin haber obtenido esos números por Internet. Por ejemplo, se conocen casos de camareros (y similares) que han aprovechado la situación para estafar o tratar de estafar a los clientes. En algunos casos incluso han aprovechado la situación para hacer un duplicado de la tarjeta, con la que luego han ido a otras tiendas para hacer compras.

Así pues, la pregunta sobre la seguridad de pagar con tarjeta las compras de Internet... esa duda es poco relevante. Quizá fuera más interesante preguntarnos lo siguiente, relativo a los pagos con tarjeta: ¿Por qué un restaurante nos infunde confianza y una empresa de Internet nos provoca recelos?


Sabemos dónde está el restaurante y hemos visto la cara del camarero: este tipo de cosas son las que nos infunden confianza, quizá sin suficiente motivo. También es cierto que la prensa airea mucho los casos de estafa relacionados con Internet, sin dar relevancia equivalente a otras estafas similares que carecen de relación con la red. Existe más alarmismo respecto a Internet que respecto a otros entornos.


Mucha gente paga con tarjeta en cualquier restaurante. Yo solo lo haría en restaurantes conocidos (de mi ciudad o en sitios que visito regularmente) y que me inspiren confianza. Si hago un viaje ocasional a otra ciudad, jamás pagaría con tarjeta... a no ser que tuviera muy buenas referencias de ese restaurante.


Y lo mismo puede aplicarse a las compras por Internet. Las tiendas web suelen ser "sitios lejanos" y desconocidos, pero me atrevo a pagar con tarjeta si me inspiran confianza. Así pues, la pregunta final es la siguiente: ¿Qué indicios puedo tener para tratar de averiguar si un sitio de Internet es confiable? Hay 5 cosas que podemos hacer para intentar esta comprobación.


1) Observa con detenimiento la URL de la página en la que vas a comprar. La página www.nikke.com no pertenece a la conocida marca Nike. De forma similar, los pillos pueden usar dominios "parecidos" a las marcas a las que suplantan. También debes tener en cuenta que una empresa seria nunca utiliza una URL complicada, extraña o muy larga.

2) Aunque la URL parezca correcta, comprueba quién es realmente el titular del dominio. Seguramente todos conocéis la marca Hipercor, perteneciente a "El Corte Inglés"; durante años, la página www.hipercor.com estuvo bajo el control de un "okupa", un particular. De forma parecida, hoy se puede comprobar que la página www.whitehouse.com no pertenece al gobierno de los EE.UU, y que el sitio www.barcelona-on-line.es no está controlado por el ayuntamiento de esa ciudad. Verifica quién es el verdadero responsable del sitio web en que vas a comprar.

Para comprobar el titular de los dominios COM/NET/ORG visitar
http://www.networksolutions.com/en_US/whois/index.jhtml

Para comprobar el titular de los dominios ES hay que usar la página https://www.nic.es/esnic/jsp/whois_ctos.jsp

3) En la web vendedora, busca los datos que identifican al vendedor. Un negocio serio siempre pondrá a la vista el nombre legal de la empresa vendedora, domicilio, CIF, etc. Si esos datos no están o no son fáciles de localizar, ya puedes empezar a mosquearte: es mala señal que el vendedor no quiera identificarse o se oculte ante sus clientes. Esos datos muchas veces aparecen en la página titulada CONDICIONES, o similar, donde se explica legalmente cómo funcionan las ventas de ese sitio. También pueden aparecer tras un enlace de tipo "QUIENES SOMOS", etc. Si encuentras esos datos identificativos, contrástalos con los del apartado anterior (el propietario del dominio) y recela en caso de que no coincidan.


4) Trata de utilizar un buscador de empresas para terminar de contrastar al propietario del negocio. Puedes usar bases de datos como las siguientes, donde debes escribir el nombre de la empresa (o su CIF). Esas bases de datos obtienen la información de los registros mercantiles y otras fuentes legales. Si no encuentras los datos o son distintos a los previstos, también conviene desconfiar de ese vendedor.


http://www.nomefio.es/
http://www.e-informa.com/
http://www.meguias.com/buscar.html
http://winred.com/EP/buscaempresas/n/033.html
http://www.finanzas.com/empresas/buscador.asp

5) Usa un buscador como Google para localizar páginas que hablen de ese vendedor o sitio web. Si encuentras quejas de otros compradores que se sienten estafados, mejor no compres en ese sitio. Por ejemplo, se pueden encontrar cientos de páginas con quejas respecto a SUBASTASPC.COM, y a pesar de eso muchos otros usuarios han seguido comprando ahí. Si hubieran hecho esta simple y fácil comprobación, hoy no habría tanta gente lamentándose.


Ensaya estos procedimientos indicados, respecto a alguna empresa vendedora que te parezca totalmente fiable, para verificar que eres capaz de hacer correctamente todas esas comprobaciones. Puedes probar con sitios como IBERIA.ES, MICROSOFT.COM, o con otros sitios menos conocidos como TIENDAPC.COM. Si no sabes hacer alguna de las comprobaciones, pregunta o pide ayuda para aprender.


Más consejos:

Aunque la empresa vendedora haya superado satisfactoriamente las 5 comprobaciones indicadas y merezca toda tu confianza, no bajes la guardia. Uno de sus empleados podría obtener el número de tu tarjeta y jugarte una mala pasada. La empresa no puede controlar totalmente a sus empleados, y menos si alguno abandona ese trabajo.


Después de tramitar la compra, permanece atento a las cartas que te envíe tu banco. El banco siempre te informa sobre las operaciones realizadas en tu cuenta. Si ves que hay algún cargo incorrecto, da orden al banco para que "deshaga" ese pago. Cada banco ofrece un plazo de tiempo para que el usuario pueda ordenar la cancelación de esos pagos. Antes de comprar nada, pregunta en tu banco cómo funciona exactamente esto del rechazo a los pagos ya anotados en la cuenta.


Procura pagar con una tarjeta de débito (no de crédito) y en la que tengas poco más saldo que el correspondiente al importe previsto. De esa forma no te podrán cobrar mucho más. Esta solución parece definitiva, pero no te fíes: pasado un tiempo quizá quieras comprar otra cosa; tendrás que reponer saldo en la tarjeta y en ese momento puedes recibir un cargo inesperado, por algo que tú no has comprado. Todo el que usa una tarjeta de pago está expuesto a este riesgo, incluso aunque no compre por Internet.


Si eres español, procura comprar a empresas españolas (o que también estén ubicadas en España); la ley española es excelente y protege ampliamente al comprador, pero una empresa extranjera no está obligada a cumplir la ley española; además, la reclamación contra un vendedor español suele ser gratuita, ágil y bastante eficaz. Para los no-españoles, mi consejo es que hagan averiguaciones sobre sus derechos y su legislación. Y todos debemos tener en cuenta que interponer un juicio internacional (contra una empresa extranjera) siempre nos va a ocasionar unos costes y unas demoras insoportables.


Paga contra reembolso siempre que puedas elegir esta opción. Seguramente te cueste algo más, pero creo que es preferible. Y aunque pagues contra reembolso, te recomiendo hacer siempre las 5 comprobaciones indicadas para garantizar la seriedad del vendedor. En una venta contra reembolso no te podrán engañar con el precio, pero te pueden estafar de otras muchas maneras; por ejemplo, te pueden enviar un producto defectuoso, incompleto o distinto al solicitado, y no podrás comprobarlo hasta después de haber pagado.


Como acabo de apuntar, además de los problemas de pago hay otros muchos detalles que debemos tener en cuenta a la hora de comprar por Internet. En la página siguiente he tratado de explicar todos esos asuntos, para que podamos comprar con la máxima seguridad, para que sepamos cuáles son los posibles riesgos... y lo que debemos hacer en caso de problemas. Esa página también explica cuáles son nuestros derechos como compradores (en España).


Todo lo que necesitas saber para comprar en Internet. http://www.caravantes.com/04/comprasw.htm

Saludos y sonrisas de Antonio.




Divisor horizontal largoNina: Webmaster Taberna del Grumete